lunes, 30 de octubre de 2017

MEMORIA ATROPELLADA DE UN LIBRO,`RETABLILLO PARA UN POETA´



Carmen Carrillo Ortega


En  tu recuerdo,  Jesús Alejandro.

Cuando termine 1917 y nos  tiremos el espumillón y las uvas a la cara como símbolo de supervivencia, terminará también el Año hernandiano, proclamado así  por el Congreso de los diputados, y pondré punto final a mi particular periplo con Retablillo para un poeta, modesta, pero sentida obra mía, donde he querido transmitir la vida de Miguel Hernández en el 75 aniversario de su muerte, y  poner en el camino hacia su  obra a los más pequeños, esos locos bajitos que diría Serrat, ahora, según algunos, un fascista despreciable.
Me pide, amable siempre, Rosa Campos, que cuente mi experiencia, y eso me supone regresar al lejano tiempo de mi adolescencia cuando tras la muerte del dictador, el aire olía a libertad y esperanza.
La voz de Hernández, como la de otros tantos poetas, me llegó  desde los cercanos sonidos del Club Atalaya, hoy Ateneo de la Villa, en mi barrio ciezano de entonces y junto al colegio Santo Cristo. Fue por eso que quise iniciar allí mi recorrido, junto a los amigos del Club, siempre a la vanguardia y amantes incondicionales del poeta.
Interpretar la propia obra es  complicado, solo sabía que tarde o temprano tendría  que plasmar lo que siento desde hace lustros por el de Orihuela, bien fuera a través del arte o la literatura.
Hace algunos años conocí los cuentos que Miguel Hernández hizo para su hijo desde la cárcel, en especial El gorrión y el poeta, que dejó inconcluso y que se nutre sin duda del Romance del prisionero, del viejo romancero.
     Que por mayo era, por mayo,
     cuando hace la calor,
     cuando los trigos encañan
     y están los campos en flor;
     cuando los enamorados
     van a servir al amor.
     Sólo yo, triste y cuitado,
     vivo en aquesta prisión
     sin saber cuándo es de día
     ni cuándo las noches son,
     sino por una avecilla
     que me cantaba al albor.
     Matómela un ballestero,
     déle Dios mal galardón.
Empecé desde hace mucho a ver a Miguel Hernández como a uno de esos héroes  de la historia que canta la poesía épica; como a esos personajes de leyenda que los ciegos llevaban en sus pliegos de cordel ilustrando a cuarterones las escenas de sus vidas. Recordé a Cervantes y su Retablo de las maravillas, o el de Maese Pedro. Y las palabras de  Lorca al referirse a don Cristóbal, el muñeco borracho que se enamora de doña Rosita:
(…) El teatro tiene que volver a usted, don Cristóbal. Desde mi niñez lo he querido y cuando sea viejo me reuniré con usted para distraer a los niños que nunca estuvieron en el teatro.
Y de ese pensamiento, a la visualización de los Retablos del Bosco o de Gil de Siloé en la catedral de Burgos y tantos otros desde el  estático Románico al abigarrado Barroco. Todo eso fue componiendo una amalgama compleja que pensé condensar y simplificar para exponer a los más jóvenes la vida del poeta.
Retablillo nació en romance, y lo dibujé desposeyéndome del dibujo académico que de normal practico. Ha sido para mí una aventura explorar en este campo lleno de matices, donde la sencillez aparente es solo eso, una aparente sencillez.
He recorrido durante este tiempo varios pueblos y aún habré de estar en Molina y  la cercana Calasparra. He conocido a gentes amantes del poeta y vivido experiencias hermosas. De todas ellas guardaré para siempre en mi memoria el día que presenté el libro en Orihuela, su tierra, en la Biblioteca y Archivo de María Moliner, donde el destino quiso que pudiese tener en mis manos un poema inédito escrito desde la cárcel, aun sin catalogar… (Indescriptible la emoción y el vértigo que sentí ante el amarillento papel escrito a grafito).
Pese a todo, y  a solas conmigo, reconozco haber hecho el libro que cuando era muchacha de pocos años e iba a la biblioteca de Cieza me hubiera gustado encontrar en sus estantes, y que alguien, a las gentes de mi generación,  nos decidió prohibir.

© Carmen Carrillo Ortega

Enlace al vídeo de sobre la autora, texto e imágenes de Retablillo para un Poeta:

https://www.facebook.com/profile.php?id=100013753657311


No hay comentarios:

Publicar un comentario