sábado, 30 de septiembre de 2017

POR LAS VEREDAS DE IDEA VILARIÑO





Rosa Campos Gómez


Fue un poema bello y triste el que me dio a conocer  a Idea Vilariño, enorme poeta uruguaya que este pasado agosto hubiera cumplido noventa y siete años. Vivió ochenta y ocho.  


Mujer apasionada y libre, además de poesía –libros: La suplicante, Cielo Cielo, Paraíso perdido, Por aire sucio, Nocturnos, Poemas de amor, Pobre Mundo, Poesía, No y Canciones–, escribió  ensayos, tradujo a autores extranjeros, fundó varias revistas culturales y fue profesora de Literatura en la Universidad de la República, de Uruguay. Se la incluye a la `Generación Crítica´ o `Generación del 45´ de su país,  como (entre otros) Mario Benedetti, con quien mantuvo larga y buena amistad y Juan Carlos Onetti –"el último hombre de quién debí enamórame”, según palabras de la propia escritora–, a quien iba destinado "Ya no" (el poema bello y triste referido) y que representa el punto y final que puso a la relación que mantuvo con este escritor.
Admiró y fue amiga del Che Guevara, a quien le escribió, como homenaje tras su muerte, unos versos (“Digo que no murió / yo no lo creo /(...) / cómo morirse el Che / cuando quedaba / tanta tarea por hacer / cuando tenía / que recorrer la América Latina / hermoso como un rayo / incendiándola / como un rayo de amor…”). Apoyó la revolución cubana, sintiéndose siempre vinculada a las causas sociales del pueblo latinoamericano y tuvo una consciencia crítica frente al daño causado a la naturaleza.
No se prestaba a que se promocionara su obra ni su nombre, aun así fue premiada dentro y fuera de su país y sus textos traducidos a varios idiomas.

Leerla es viajar por sus íntimas veredas, sumergirse en la música de su palabra,  de su pasión en el  existir, su desgarro en el amor y el desamor, del desamparo y la tristeza de la soledad… Entrar en sus versos  es dejarse invadir por un poso de ternura hacia lo impetuoso y frágil de la vida. 


         YA NO
        Ya no será
        ya no
        no viviremos juntos
        no criaré a tu hijo
        no coseré tu ropa
        no te tendré de noche
        no te besaré al irme
        nunca sabrás quién fui
        por qué me amaron otros.
        No llegaré a saber
        por qué ni cómo nunca
        ni si era de verdad
        lo que dijiste que era
        ni quién fuiste
        ni qué fui para ti
        ni cómo hubiera sido
        vivir juntos
        querernos
        esperarnos
        estar.
        Yo no soy más que yo
        para siempre y tú
        ya
        no serás para mí
        más que tú.
        Ya no estás 
        en un día futuro.
        No sabré dónde vives
        con quién
        ni si te acuerdas.
        No me abrazarás nunca
        como esa noche
        nunca.
        No volveré a tocarte.
        No te veré morir.


        NI CON DELICADEZA 
        Ni con delicadeza 
        ni con cuidado. 
        Acaso 
        tiene delicadeza 
        vivir 
        romperse el alma.

         TAL VEZ
        Tal vez no era pensar, la fórmula, el secreto, 
        sino darse y tomar perdida, ingenuamente, 
        tal vez pude elegir, o necesariamente, 
        tenía que pedir sentido a toda cosa. 
        Tal vez no fue vivir este estar silenciosa 
        y despiadadamente al borde de la angustia 
        y este terco sentir debajo de su música 
        un silencio de muerte, de abismo a cada cosa. 
        Tal vez debí quedarme en los amores quietos 
        que podrían llenar mi vida con un nombre 
        en vez de buscar al evadido del hombre, 
        despojado, sin alma, ser puro, esqueleto. 
        Tal vez no era pensar, la fórmula, el secreto,
        sino amarse y amar, perdida, ingenuamente. 
        Tal vez pude subir como una flor ardiente 
        o tener un profundo destino de semilla 
        en vez de esta terrible lucidez amarilla 
        y de este estar de estatua con los ojos vacíos. 
        Tal vez pude doblar este destino mío 
        en música inefable. O necesariamente...

         POBRE MUNDO
        Lo van a deshacer
        va a volar en pedazos
        al fin reventará como una pompa
        o estallará glorioso
        como una santabárbara
        o más sencillamente
        será borrado como
        si una esponja mojada
        borrara su lugar en el espacio.
        Tal vez no lo consigan
        tal vez van a limpiarlo.
        Se le caerá la vida como una cabellera
        y quedará rodando
        como una esfera pura
        estéril y mortal
        o menos bellamente
        andará por los cielos
        pudriéndose despacio
        como una llaga entera
        como un muerto.

        SI LOS LIBROS NO IMPORTAN
        Si los libros no importan
        si los otros no importan
        si tú si yo no importan
        si la dicha no importa
        si la vida no importa.

         MEDIODÍA 
        Transparentes los aires, transparentes
        la hoz de la mañana,
        los blancos montes tibios, los gestos de las olas,
        todo ese mar, todo ese mar que cumple 
        su profunda tarea, 
        el mar ensimismado, 
        el mar, a esa hora de miel en que el instinto
        zumba como una abeja somnolienta... 
        Sol, amor, azucenas dilatadas, marinas,
        Ramas rubias sensibles y tiernas como cuerpos, 
        vastas arenas pálidas. 
        Transparentes los aires, transparentes 
        las voces, el silencio. 
        A orillas del amor, del mar, de la mañana, 
        en la arena caliente, temblante de blancura, 
        cada uno es un fruto madurando su muerte.


         ESO 
       Mi cansancio 
       mi angustia
       mi alegría 
       mi pavor
       mi humildad 
       mis noches todas 
       mi nostalgia del año mil novecientos treinta
       mi sentido común 
       mi rebeldía. 

       Mi desdén
       mi crueldad y mi congoja
       mi abandono
       mi llanto 
       mi agonía 
       mi herencia irrenunciable y dolorosa
       mi sufrimiento
       en fin
       mi pobre vida.


        EL AMOR 
       Un pájaro me canta
       y yo le canto
       me gorgojea al oído
       y le gorgojeo 
       me hiere y yo le sangro
       me destroza
       lo quiebro 
       me deshace lo
       rompo me ayuda lo levanto 
       lleno todo de paz
       todo de guerra 
       todo de odio de amor
       y desatado
       gime su voz y gimo
       ríe y río
       y me mira y lo miro
      me dice y yo le digo 
      y me ama y lo amo
      -no se trata de amor 
      damos la vida- 
      y me pide y le pido 
      y me vence y lo venzo
      y me acaba y lo acabo.



     © Rosa Campos Gómez

No hay comentarios:

Publicar un comentario